Amor para cambiar el mundo

Los propietarios de La Chiwinha celebran tres años de crear conciencia social y proteger el ambiente

 

Joel Franqui y Karla Durán conforman una de esas parejas que inspiran al más desanimado. Su pasión por proteger el ambiente y por aportar a que nuestra sociedad sea mejor es contagiosa.
Ambos son los dueños del negocio ecológico La Chiwinha, el cual desde hace tres años ha dado un nuevo aire a la calle González del casco urbano de Río Piedras.
Para Franqui y Durán, fomentar un estilo de vida en armonía con el ambiente y que promueva el bienestar de los más necesitados es una prioridad, no una moda más.
Su local es una especie de tienda ecosolidaria, pero también una tetería y un punto de encuentro para la comunidad. De un lado chocolates y galletas de Brasil, aretes de África y tés de Costa Rica, todos con la garantía de que fueron confeccionados por cooperativas o proyectos donde no explotan a los empleados y por los que se paga un precio justo. Además, se consiguen objetos artesanales puertorriqueños y hasta composta. En la tetería sirven bebidas y platos ligeros orgánicos. No creen en cubiertos desechables y los sorbetos están confeccionados con almidón de maíz que es 100% biodegradable.


PROYECTO DE VIDA
Pero más que un negocio, esta sociedad nació del amor que surgió entre el puertorriqueño Franqui y la boliviana Durán.
Aunque no pueden precisar el momento exacto en el que surgió el flechazo, sí saben que desde que se conocieron hace cerca de una década, de inmediato los unió ese deseo por lograr un mundo mejor, un ambiente más limpio y la justicia para comunidades obreras.
“Nos conocimos en Bolivia, porque fui voluntario de los cuerpos de paz y nos encontramos en la boda de la mejor amiga de ella y un compañero mío. Pasaron cinco años hasta que nos volvimos a ver”, comenta Franqui.
Durán recuerda que durante varios años mantuvieron contacto por correo electrónico, hasta que ella vino de visita a Puerto Rico. En esos próximos meses ella pasó una temporada en India y luego se mantuvieron viajando entre Bolivia y Puerto Rico hasta que decidieron establecerse en la Isla.
Pero, acostumbrada a llevar un estilo de vida con conciencia social, cuando Durán comenzó a vivir en Puerto Rico se encontró con que no existían tiendas que fomentaran el comercio justo y que la importancia que se le daba al tema era casi inexistente. Así fue como hace cinco años comenzaron a trabajar desde la casa y hace tres años abrieron las puertas de La Chiwinha.
“La tienda nació producto de esas pasiones nuestras. Joel había trabajado con organizaciones ambientales y a mí me gustaba más la parte de la cultura y el compromiso social”, comenta Durán.
Él es arquitecto paisajista y ambientalista, mientras que ella es arquitecta de restauración histórica.
Tras meses de planificación encontraron un pequeño local que fueron transformando hasta lograr un espacio “especial”.
“Es una tienda híbrida porque tenemos la parte de la tetería, no cafetería, porque es más para venir y compartir al estilo Tea Shop europeo. Toda la comida es liviana, vegetariana, tratamos de que sea orgánica y local en lo que más podemos. Parte de ser consumidor con conciencia es apoyar lo local. Aquello que no se consigue aquí, pues se compra mediante comercio justo”, destaca Franqui.
Lo más importante para ellos es que se sigan los estándares establecidos por políticas del comercio justo. Entre estos se encuentran el pago de un precio justo por el trabajo; mejores prácticas laborales y ambientales; reinversión comunitaria, que parte del dinero ganado va a proyectos que beneficien la comunidad general; no explotación de niños; no esclavitud; que las mujeres tengan el mismo nivel de decisión de los hombres; y que se dé capacitación a los empleados.
“La gente habla de desarrollo sostenible, pero nadie lo está haciendo. Nosotros sí hemos creado ese balance entre lo que es necesario para proteger el ambiente, lo que es necesario para proteger la sociedad y la cultura -especialmente de sitios marginados- y la parte económica para ayudar a esas personas de las comunidades que apoyamos, y para nosotros mismos”, dice Franqui.
“También apoyamos decenas de proyectos puertorriqueños que comparten nuestra filosofía, entre ellos el Departamento de la Comida, quienes conectan a los agricultores locales con las zonas urbanas, entre otras iniciativas”, comenta Franqui.
Un contacto llevó al otro y, de repente, la pareja se topó con que habían creado una red de apoyo a organizaciones que comparten la solidaridad.


Punto de encuentro
El ambiente en La Chiwinha es acogedor y su horario permite disfrutar allí un rato luego del trabajo, pues abren de lunes a sábado de 11:30 a.m. a 7:00 p.m.
“Actualmente, en una de las paredes se exhibe una colección de muñecas de diferentes países. Cada dos meses cambian y un artista diferente exhibe sus obras. También el espacio está abierto a gente que venga a dar talleres y charlas, pero todo creando conciencia”, menciona Franqui.
A tres años de haberse embarcado en esta aventura, la pareja echa un vistazo a todo el proceso de creación del negocio y se siente orgullosa, especialmente cuando se trata de un proyecto que al inicio muchos catalogaron como imposible.
Sin embargo, aprendieron sobre la forma en la que se corre un negocio. Además, agradecen el apoyo de organizaciones que ayudan a nuevas empresas, que les enseñaron a hacer un plan de negocios.
“Ha sido un proceso bien Cuca Gómez, lo hemos hecho todo nosotros poquito a poco. Diría que hemos crecido orgánicamente. Cuando llega el momento que sabemos que tenemos que dar el próximo paso lo damos, no nos ‘esmandamos’. Hemos hecho bien poquita inversión”, señala Franqui.
En La Chiwinha no hay empleados. El negocio lo trabajan los dos, lo que los deja con poco tiempo de esparcimiento. Sin embargo, ponen un límite.
“Decidimos que en las noches no vamos a hablar de trabajo. Establecemos que el trabajo llega hasta la puerta del cuarto y tratamos de sacar un día al mes para nosotros, nos vamos al monte, a la playa o a acampar”, dice Franqui, mientras Durán recalca la importancia de mantener un equilibrio en la relación.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Retos y Competencias del consultor de Desarrollo Organizacional en los procesos actuales de Desarrollo Organizacional